Etiquetas

11.11.10

Vértigos

Hay alturas
desde las que todos
queremos caer


Ya sabemos que lo importante
es volver
a levantarse

2 comentarios:

-Herbert West- dijo...

"Ay qué bonito es volar,
a las dos de la mañana.
A las dos de la mañana…
Ay que bonito es volar, Ay mamá.

Volar y dejarse caer en los brazos de una dama..."

Dice la canción.

No sé, pero me da la impresión de que en muchos casos no es la altura lo que nos importa al caer sino cómo y dónde lo hacemos.

Si caer entre los brazos de una dama de por sí ya es bueno hay atributos que lo vuelven aún más placentero.

-Herbert West- dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.